Escuelas que aprenden

Antonio Beltran Pueyo. Publicado el dia 24-05-2016

Las nuevas tecnologías en las escuelas que aprenden

En la actualidad, coexisten en nuestros centros educativos numerosos modelos con los que favorecer los procesos de aprendizaje. Además, numerosos programas buscan la forma de activar la implicación de los diferentes agentes activos y pasivos implicados en las comunidades educativas. Sin embargo, a pesar de ello, resulta característico de cualquier centro educativo la manifestación de numerosas frustraciones e insatisfacciones respecto a la calidad de los propios centros educativos.

Los diferentes enfoques de aprendizaje aplicables los programas educativos de un centro, acaban afectando a múltiples niveles de responsabilidad y acción en la gestión de estos. En este sentido, uno de los principales objetivos que han de cubrir todos ellos, no es otro que favorecer el rendimiento humano de todas las áreas y personas implicadas en éste.

Una pizarra

Dentro de los modelos de desarrollo organizacional que se pueden aplicar a contextos educativos, merece hacer una reseña especial al enfoque otorgado por Peter Senge, director del centro para el aprendizaje organizacional del MIT, en su libro “Schools That Learn”, extensión a su vez de su obra sobre desarrollo organizativo y management, “The fifht discipline.”

Bajo un enfoque centrado en la teoría general de sistemas, en este libro refuerza las cinco claves principales con las que explorar mecanismos que favorezcan el aprendizaje y la evolución permanente en la propia gestión docente y el impacto que ésta tiene en los diferentes contextos educativos. Estas son:

Dominio personal

Todas las personas desde que nacemos, estamos orientadas por propio instinto al aprendizaje permanente. En cualquier momento de nuestras vidas, podemos necesitar adquirir nuevas habilidades con las que afrontar la realidad que nos rodea. Precisamente, tomar conciencia de este aspecto, nos permite observar nuestras organizaciones educativas, como lugares abiertos constantemente a la experiencia del aprendizaje.

Hablar de dominio personal, nos lleva al reto de definir nuestra situación actual y la forma de construir a partir de ella, una visión excelente sobre nuestro propio futuro. En este sentido, se trata de favorecer entornos de aprendizaje basados en la experiencia, y que favorezcan nuevos escenarios de diálogo centrados en el propio progreso individual y grupal de cada uno de los componentes. Además, con ellos y con una preponderancia especial, que puedan hacerlo igualmente la parte más importante del sistema educativo. Los propios docentes

Aprendizaje en equipo

En este punto, se defiende la idea de proteger entornos educativos que favorezcan la interacción constante entre los diferentes agentes activos y pasivos, implicados en las comunidades educativas.
Por medio del diseño y ejecución de escenarios de trabajo altamente sostenibles y basados en la creatividad y la exploración constante, se puede la adquisición de nuevas habilidades con las que favorecer el desarrollo y aprendizaje de todas las personas que forman parte de un sistema educativo.

Para favorecer el aprendizaje en equipo, la interacción y comunicación entre todos los niveles de la comunidad educativa ha de ser constante. La propia gestión de los recursos educativos y el talento existente en la comunidad de aprendizaje, potencia el talento colectivo, siempre superior al que habría a la suma del talento individual de cada una de las partes.

Modelos mentales

En cierto modo, nuestra propia forma de pensar y abordar la relación con todo cuanto acontece en nuestro entorno, acaba definiendo en cierto modo, los resultados que logramos a cada momento.

Construir organizaciones educativas abiertas al aprendizaje, requiere incorporar habilidades con las que reflexionar sobre el propio proceso perceptivo de la realidad circundante. Sólo cuando abordamos nuevas formas de observar todo cuanto nos rodea, logramos utilizar mecanismos, capacidades y recursos educativos de un modo diferente.

Pensamiento sistémico

Dentro de las organizaciones educativas, existen diferentes niveles de interacción entre las personas que las componen. Además, los centros educativos son un sistema humano en constante cambio y apertura hacia el aprendizaje.

La organización educativa como sistema que es, siempre encierra un propósito común a estudiantes, claustro de profesorado, dirección y la propia administración local e institucional de la que forma parte. Cuando aprendemos a diagnosticar y moldear la realidad presente desde la visión de cada una de aquellas personas que componen la comunidad educativa, podemos incorporar nuevas oportunidades para la optimización de los recursos educativos existentes. Además así, siempre cabe construir y estrategias y objetivos más cercanos a las necesidades reales de la comunidad educativa.

Visión compartida

En las últimas décadas, se están produciendo cambios irrefrenables dentro de los propios procesos de organización educativa. Los propios programas y recursos empleados para los gestión de los procesos educativos, están llevando a nuevos escenarios de trabajo, en los que acaba cobrando una importancia especial, el desarrollo de escenarios educativos, basados en la generación de una visión compartida. En definitiva, se trata de lograr una mayor implicación de todos los agentes activos y pasivos de la comunidad educativa.

En muchos momentos el mejor mecanismo para favorecer estos estados, pasa precisamente por analizar las propias situaciones educativas en las que surgen estados de bloqueo constante. La gestión del propio conocimiento y la creación de un nivel de interacción que favorezca la optimización de los recursos educativos, puede permitir el aprovechamiento las transformaciones educativas necesarias, con las que lograr el impacto que se pretende.

En este sentido, el propio cambio tecnológico puede favorecer la conversión de situaciones educativas frustrantes y poco manejables, en grandes oportunidades con las que transformar la propia experiencia educativa.

Precisamente el diseño de escenarios de trabajo virtuales que favorezcan la interacción activa y constante de las personas implicadas en el proceso educativo, permiten construir escenarios con los que levantar retos y desafíos que favorezcan el aprendizaje constante.

En nuestra plataforma edueca, hemos aprovechado la propia experiencia de construir estructuras tecnológicas para el favorecimiento de la educación online, con aquellos criterios enfoques sistémicos, que favorecen en cualquier momento el aprendizaje basado en la experiencia. Se trata de enfocar de forma divertida y a la vez comprometida, la reflexión sobre los propios mecanismos personales y grupales de aprendizaje.

Recursos didácticos

¿Te gustaría probarlo?

Entra o regístrate y empieza creando tu proyecto educativo

Creative Commons License

Esta obra está licenciada bajo un Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.