¿ nueva tecnologia para hacer lo mismo ?

Roger Esteller Curto. Publicado el dia 18-09-2015

Aprender en espacios virtuales

Cuando alguien nos habla de un lugar donde aprender, tal como escuela, colegio, universidad o academia, la costumbre nos lleva a pensar en un edificio, con sus aulas, pasillos y mesas, normalmente nuestra memoria nos llevará a aquel espacio relacionado con nuestras vivencias o bien a uno que hayamos visitado recientemente. En un proceso de enseñanza-aprendizaje, solemos suponer que estos alumnos y el profesor se encuentran en una aula.

El aprendizaje en una aula es imprescindible sobre todo en los niños y adolescentes, donde es necesaria una interactuación: aprender a convivir, trabajar en grupo y participar, o en el caso de los adultos, cuando haya que aprender a manejar una herramienta; lugar que hace posible un nivel de interacción física, visual y comunicativa insustituible.

Los avances y el uso cada vez más habitual de las tecnologías de la información y de la comunicación han hecho posible que intentemos trasladar este aprendizaje a la virtualidad de la red, con indudables ventajas y ambiciones, tanto para los alumnos como para los profesores, aunque también limitaciones. Esto seria el aprendizaje virtual, o también denominado aprendizaje on-line o teleformación. En el caso de este artículo, solo compararé el aprendizaje real con el virtual. El otro modo, también denominado blended o mixto, es el que aúna ambos sistemas. Solo el sistema virtual 100% es el que permite una libertad espacial completa y nos permite asistir un curso, aunque la institución que lo oferte esté en otro continente.

Una aula en Second Life

Las aulas virtuales están implementadas a través de sistemas de gestión de aprendizaje, en inglés LMS (Learning Management Systems) en las que el profesor enseña a los alumnos de diferentes formas y métodos siempre mediadas por computador e internet, esto es mediante documentos, foros, videos, auto-evaluaciones, concursos, etc.

Para facilitar esta adaptación de aquellas personas que empiezan un curso virtual y que tienen en mente la aula física tradicional, podríamos simular espacios, tales como aula, campus, cafetería, biblioteca, etc. Esto serian espacios virtuales que intentan imitar a los reales.

En la imagen anterior se ve una simulación de una aula en Second Life. La cafetería podría ser reconstruida mediante un foro, incluyendo un dispensador de cafés virtuales con el que invitar a un colega de clase y charlar sobre lo aprendido, hasta los cafés pueden comprarse con una moneda virtual, la moneda del campus obtenida como recompensa por haber hecho los ejercicios.

Sin duda esta simulación facilita la adaptación de los estudiantes recién llegados al mundo virtual, todo es más parecido a lo que tenemos en mente que ha de ser una escuela. En la siguiente imagen, se puede ver una lección síncrona en la red, similar a como seria en una aula en la que el profesor nos explica la lección cara a cara.

Video-clase

Para facilitar esta adaptación de aquellas personas que empiezan un curso virtual y que tienen en mente la aula física tradicional, podríamos simular espacios, tales como aula, campus, cafetería, biblioteca, etc. Esto serian espacios virtuales que intentan imitar a los reales. En la imagen anterior se ve una simulación de una aula en Second Life. La cafetería podría ser reconstruida mediante un foro, incluyendo un dispensador de cafés virtuales con el que invitar a un colega de clase y charlar sobre lo aprendido, hasta los cafés pueden comprarse con una moneda virtual, la moneda del campus obtenida como recompensa por haber hecho los ejercicios. Sin duda esta simulación facilita la adaptación de los estudiantes recién llegados al mundo virtual, todo es más parecido a lo que tenemos en mente que ha de ser una escuela. En la siguiente imagen, se puede ver una lección síncrona en la red, similar a como seria en una aula en la que el profesor nos explica la lección cara a cara. No es conveniente obsesionarse en simular en el LMS el entorno y los métodos de enseñanza-aprendizaje que se producen de un modo real en las aulas de nuestros colegios y centros de formación, de igual modo que no debe pretenderse enseñar mediante un LMS habilidades y competencias que requieren de un contacto directo estudiante-profesor, con el resto de estudiantes o bien manejar aparatos oherramientas.

En un LMS no existen paredes, ni pasillos, el profesor no entra en el aula y dirige la lección, el profesor no puede reclamar la atención si los alumnos están despistados. En un LMS, lo primero que el estudiante ve es una pantalla y dentro de la pantalla una ventana (ya sea una página web, en una Tablet o un programa para aprender). En esta ventana es fácil subir o bajar, minimizarla o cambiarla por otra. Es tan fácil el ir a otro sitio totalmente diferente como el hacer clic en un enlace, y si algo no nos gusta (video, documento…) nadie nos impide saltárnoslo.

En un LMS no tiene sentido que el alumno memorice datos o información, ni tampoco las lecciones magistrales. En la imagen anterior puede verse un ejemplo de lo que seria una clase instruccional a un grupo de alumnos por video conferencia (síncrona, es decir, en directo). En ejemplo de clase, el mantener la atención de los alumnos durante largo tiempo por parte de del profesor es extremadamente difícil.

No pretendo decir que no deban facilitarse documentos, vídeos o video-conferencia a en nuestro LMS. La clave del éxito es no pretender usarlos al modo tradicional. El nuevo entorno requiere el uso de nuevos métodos de aprendizaje, y también tener la mente abierta ante las nuevas herramientas y servicios que nos proporciona la red, y que sin duda pueden favorecer el aprendizaje de nuestros alumnos.

Ideas

A continuación algunas sugerencias, no universales, pero que espero que puedan ser de utilidad:

Semillas de información

En lugar de dar datos para que los estudiantes los memoricen, facilite esquemas, o mapas que sirvan al estudiante para reconocer el contexto y saber hacia donde se dirige. Ahora el estudiante debe aprender a buscar información, saber distinguir lo que es fiable y también a comparar diferentes fuentes de información.

Enriquezca la información

No proponga tareas de redacción o resumen que se basen en datos ya existentes, una en estas tareas capacidades de síntesis, abstracción, análisis junto con las opiniones y las ideas del resto de compañeros del aula. La información debe fluir en cuantas mas direcciones mejor y en varios sentidos. De este modo, facilita aprender a decidir qué es importante o significativo y sobre todo, a aceptar o rechazar las opiniones de los demás, construyendo el conocimiento.

La pizarra es de todos

Las pizarras en clase son las usadas por los profesores como soporte para su clase, al igual que las presentaciones. Permita ahora que todos los alumnos hagan esta tarea, las pizarras virtuales o tablones permiten esta interactividad, pueden además añadir comentarios a ideas propuestas por los compañeros e incluir sus propias creaciones.

Facilite el descubrimiento

En lugar de facilitarles muchísima información, facilite rutas (o pistas) para que los estudiantes aprendan y lleguen a las conclusiones por ellos mismos. El descubrimiento y la sorpresa produce un efecto shock que impacta muy beneficiosamente sobre al estudiante.

Aporte sentido a las tareas

No es raro que los alumnos realicen trabajos en clase y luego los presenten al resto de compañeros, es muy útil ya que añade un objetivo a una tarea que realizan entre todos (presentarlo en común) además que les permite aprender nuevascompetencias (comunicación). En el caso de la red, la difusión de resultados ya no está restringida a una comunidad local física (la clase o el centro educativo), ahora amigos, familiares o cualquier otra persona de la aldea global puede aprender sobre lo que han hecho en clase, pero esto es una vía de doble sentido. El impacto puede ser enorme, facilitado además por las redes sociales, y con el añadido, que es posible facilitar el aprendizaje de competencias creativas gracias a las posibilidades multimedia del los medios informáticos.

La retroalimentación sigue siendo clave

En una aula física, la atención del estudiante es más fácil de mantenerse, el lenguaje no verbal aporta mucha información, y la interactuación del profesor-alumnos (como el feedback) es sumamente valiosa, tanto para el alumno como para el profesor. En las aulas virtuales es necesario proponer actividades dirigidas a asegurarse que los contenidos del curso han sido entendidos, no deben ser preguntas con respuestas directas, que tienen una respuesta sencilla y única. Las preguntas que requieren una comprensión para su respuesta, o incluso que dependen de la percepción subjetiva del estudiante (siempre que esta seajustificada) aportan mucho más valor. El feedback lo obtiene de este modo el profesor de los comentarios de los alumnos, pudiendo entonces corregir (a modo de sugerencia o incluso preguntando de otro modo) en caso de que el alumno lo haya entendido mal.

El lenguaje escrito es nuestro nuevo aliado

Durante las clases y en trabajos en grupo que los alumnos pudieran realizar en una aula física, el lenguaje verbal es el medio de comunicación más usado. Por ejemplo para preguntar, resolver dudas, organizar el grupo, coordinarse las tareas, corregirse, etc. Aunque también posible usar audio en las clases virtuales, eso requiere de sincronización, perdiendo entonces una de las potencialidades de las aulas virtuales, lo mejor es que sean actividades asíncronas. El lenguaje escrito y las actividades que requieran de escribir se convierten entonces en la única forma de comunicación. No vea esto como un inconveniente, sino como una ventaja, ya que favorece la comprensión lectora y escritora, además de requerir una reflexión y procesamiento previo acerca de lo aprendido y que debe ser comunicado.

Es fácil perderse: prevéalo

Ante un alumno que se encuentra desorientado o tiene dudas sobre el funcionamiento y organización del curso o cualquier otro problema con el contenido, el acceso al profesor es relativamente sencillo y las dudas, además son también mejor explicables. En las aulas virtuales, el acceso al profesor puede parecer más difícil, sobre todo, si el alumno está desorientado y no entiende siquiera cómo está organizado el curso. Las dudas se resuelven mediante mensajes, lo cual puede ser lento y engorroso (ya que son asíncronas). Lapropuesta es que existan foros de encuentro para que los mismos estudiantes puedan ayudarse no solo acerca dudas del curso, sino también para ampliar los conocimientos. La interacción profesor-alumno es posible, pero también debe promoverse la conexión alumno-alumno.

Los alumnos aprenden de los compañeros

Este modelo de educación el alumno es el director de su aprendizaje, debe ser un adulto consciente de esta responsabilidad, además no cabe el estudiante pasivo. El aprendizaje debe ser activo, o no es aprendizaje. El aprendizaje virtual suele requerir tanto para el profesor como para el alumno mucho más esfuerzo. El profesor ya no es quien enseña, es el facilitador del aprendizaje que realiza el alumno accediendo a la información y valorizándola al interactuar con los compañeros.

A modo de conclusión, he presentado aquí algunas ideas o recomendaciones, si tienes alguna, no dudes en hacérmelas llegar. Las diferencias pedagógicas entre clases reales y virtuales son enormes, y en ningún caso debemos decir que unas o tras son mejores o peores de un modo generalista.

En edueca hemos construido un entorno educativo y de crecimiento que favorece no solo la entrega de información, como seria un curso tradicional, sino también una interactuación profesor-alumnos y alumnos-alumnos que enriquece elaprendizaje, mediante actividades de colaboración, interactuación y de red que hacen posible la creación de conocimiento, descubrimiento y disfrute mientras se aprende, ya que nos apoyamos en las personas, en su motivación e interés, y edueca lo hace posible a través de una experiencia rica.

¿Te gustaría probarlo?

Entra o regístrate y empieza creando tu proyecto educativo

Creative Commons License

Esta obra está licenciada bajo un Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International.